Valle del Jiloca. Castillo de Peracense.

 

En lo alto de un escarpado de Piedra de Rodeno y dominando desde lo alto la parte meridional de La Sierra Menera, donde se localiza, encontramos uno de los castillos más conocidos y emblemáticos de la Provincia de Teruel y de todo Aragón, El Castillo de Peracense.

Su monumental estampa rojiza y su poderosa silueta, se unen a sus magníficos paisajes, sus cielos, su entorno... ofreciendo perspectivas y panorámicas que no dejan indiferente a nadie. Es una visita imprescindible para conocer este vasto territorio y adentrarse en su tan rico patrimonio y recursos.

Este Castillo es guardián de un grandísimo legado histórico, que hoy en día gracias a las sucesivas intervenciones y restauraciones podemos todavía visitar y descubrir. Un paseo por su interesante y dilatada historia, para descifrar sus secretos mejor guardados, además de disfrutar de otros placeres como son los atardeceres y amaneceres de ensueño que nos ofrece el Valle del Jiloca y por supuesto recorrer los pueblos y enclaves de sus alrededores, Peracense, Ródenas, Barrio Minero de Ojos Negros (Sierra Menera), entre otros..

 

 

Cuando todo pase, volveremos a viajar, a sentir, a descubrir, con más intensidad, es por ello que os dejamos algunas curiosidades de este magnifico lugar para vuestra próxima visita:

 

1- ¿Sabías que, el nombre de la Fortaleza tiene su origen en la roca arenisca sobre la que fue levantado?

2- A finales del S.XIII es cuando se comienza a construir y en los S.XIV y XV fue ampliado hasta adquirir su aspecto monumental, que hoy observamos.

3- Disponía de un aljibe, algo que no podía faltar en ningún castillo, especialmente en tiempos de asedio, el de Peracense contaba con 4 depósitos.

 

4- Sus alrededores, hoy en día, se caracterizan por tener una vegetación basada en quercíneas de carácter mixto, como roble marojo, pino negral, estepa o jara, tomillo...

5- El Pico más alto del Valle del Jiloca, es el Cerro de San Ginés, merece la pena una visita, una bonita ruta, llena de biodiversidad, en la cima nos sorprende una panorámica impresionante. Eso sí en días con viento lo mejor es reservarse la actividad para otro momento.

6- Los primeros testimonios de ocupación humana son de la edad del Bronce, en vuestra visita encontrareis elementos grabados en la roca, como las oquedades llamadas cazoletas, que según los expertos estuvieron ligados a rituales de fertilidad.

 

 

7- Con la unión dinástica de las coronas de Aragón y Castilla, fue cárcel de la Comunidad de Daróca.

8- Durante la posguerra fue utilizado como zona de pastos.

10- Tres recintos lo conforman, Recinto Inferior, Recinto Intermedio, Recinto Superior, en ellos nos sorprenden diferentes estancias y restos que merece la pena mirar y descubrir detenidamente.

 

Esto es solo una pequeña parte de toda la magia que esconde este rincón de Teruel, así que, viajaremos mañana, cuando todo vuelva a la normalidad, viajaremos con respeto, valorando la cultura que visitamos, los pueblos que vemos, el entorno que nos rodea, ya que todo ello es lo más preciado que poseemos. Para seguir conociendo o redescubriendo los encantos de nuestra Provincia, desde el turismo más limpio y sostenible que existe, y que desde VisitarTE animamos a practicar.

 

 

 

Equipo VisitarTe,

Nos seguimos leyendo.

 

 

Síguenos en redes sociales

Reserva tu visita guiada